Swiss Made

Suiza siempre ha sido la cuna de la relojería, y desde 1971 sus leyes regulan las condiciones bajo las cuales un reloj puede llevar el distintivo «Swiss Made». En consecuencia, este sello de origen garantiza la mejor calidad y la más alta satisfacción del cliente.

 

Cada reloj de pulsera que lleva el sello «Swiss Made» ha sido fabricado por expertos en Suiza utilizando materiales de primera clase. La combinación de un proceso de fabricación de alta calidad con unos estrictos controles de calidad garantiza un producto único, preciso y duradero. La elección perfecta para cualquiera que busque un reloj de pulsera de alta calidad que le acompañe durante años y décadas.